martes, 14 de julio de 2015

La discapacidad no está reñida en absoluto con la felicidad

Benalmádena es un buen lugar para pasar una semana de vacaciones para cualquiera, tienes todo lo que busques en un radio de pocos kilómetros. Si os soy sincero, no es mi prototipo de vacaciones, egoístamente hablando, este que escribe se iría a un campamento multiaventura en algún valle asturiano o a recorrer, mochila al hombro y en bicicleta, un buen trecho de caminos y carreteras europeas con el Danubio como compañero... Pero no creo que sea lo más aconsejable para dos enanos de 4 y 8 años, aunque seguro que no sería el primero... Así que me tuve que conformar con la caída libre del Tíboli y el Kamikaze del Acualand, menos es nada.

Y en este remanso de sosiego y desconexión de lo cotidiano, uno de los últimos días, mientras leía el periódico acompañado de una cerveza bien fresca, me encuentro a dos chicos que pasan a mi lado, uno de ellos con Síndrome de Down y otro con un pantalón de chandal negro y una camiseta de Iron Maiden del mismo color. ¡Qué calor!, pensé.

Los seguí con la mirada y acabaron sentándose junto a un grupo de compañeros y compañeras en el que todos presentaban alguna discapacapacicad, salvo las dos monitoras que los acompañaban. 

En ese momento uno de ellos, con una toalla que rodeaba su cuerpo por debajo de las axilas acompañado de una pamela en su cabeza les deleitaba con un pase de modelos. Todos reían sin excepción, incluso el resto de bañistas que nos percatábamos de lo ocurrido esbozábamos una sonrisa. 

Más tarde, en el comedor, nos tocó una mesa junto a ellos, autosuficientes almorzaban como el resto de comensales de la sala, durante la comida un "hola" salió de la boca de una de las chicas que saludaba a mi mujer, la cual le recordaba por sus gestos y su parecido físico a Petri, con la que tantas horas había pasado en la tienda.

Nos encantó tener como compañeros de hospedaje a este grupo, que sin duda disfrutaron de su estancia tanto o más que nosotros y es que como dice la leyenda de la imagen, "la discapacidad no está reñida en absoluto con la felicidad", como muestra un botón.



jueves, 11 de junio de 2015

Con Valladolid en el horizonte

Los próximos 20 y 21 de junio, si no hay nada que lo impida, el equipo infantil masculino del Club Atletismo Torrejoncillo participará en el Campeonato de España de Atletismo en Pista en Valladolid. Una escuadra formada por 10 atletas que consiguieron clasificarse para este evento quedando campeones de la Liga Extremeña de Pista celebrada durante los meses de marzo y abril.


Allí se encontrarán con chavales de las escuelas de atletismo más prestigiosas de España como el A.D. Maratón, Valencia Terra i Mar, Valladolid, Cuevas de Nerja o Chapín Jerez por citar algunos...  Clubes que cuentan con atletas de primera fila en todas las categorías y presupuestos que distan años luz del de este pueblo al noroeste de la provincia de Cáceres.

En este campeonato participarán nada más y nada menos que 60 clubes de toda España (30 masculinos y 30 masculinos), lo que significa que unos 600 chicos y chicas de 12 y 13 años tomarán las Pistas de Atletismo Río Esgueva de Valladolid ese fin de semana.

Sin lugar a dudas una experiencia única para ellos, que están preparando con mimo e ilusión desde el momento que conocienron la noticia de su participación. Quizás para algunos de ellos sea la única oportunidad que tengan de asistir a un gran campeonato y no están escatimando en esfuerzo y compromiso.

Somos de un pueblo pequeño, limitado en recursos tanto humanos como técnicos, os pongo varios ejemplos: Nuestro lanzador de peso ha adquirido él su propio artefacto porque el que tenemos a disposición es de 5 kg (él lanza con 3kg), trabajamos con tres vallas que el año pasado nos arregló el herrero (en la prueba de 80 m.v. se necesitan 8), no tenemos conchonetas para practicar altura (tenemos que subir en los recreos al cole que amablemente nos cede sus instalaciones)...  Básicamente lo único que podemos entrenar en condiciones son las carreras. Es lo que hay, no son escusas, estas son nuestras herramientas y con estos mimbres tenemos que hacer los cestos.

Pero una vez expuestos los aspectos a mejorar, en el lado positivo de la balanza ponemos el capital humano, que sin duda es lo más valioso, 10 niños de una misma localidad que a pesar de todo han conseguido por méritos propios estar en el evento del atletismo más importante de su categoría a nivel nacional y este lado sin duda pesa mucho más..

¡Tomemos Valladolid!      

        

lunes, 1 de junio de 2015

La colección de piedras de oro

Lo cierto es que es una suerte todos los años poder disfrutar un fin de semana completo de actividades y convivencia en algún lugar de Extremadura con la excusa de las mátemáticas. Este año tocó Llerena como sede de la Fase Regional de la Olimpiada Matemática para alumnos de 2º de ESO a la que sólo acceden treinta y uno de más de mil trescientos que allá por el més de abril se presentaron a la fase comarcal.

El guión se repite año tras año y el resultado vuelve a ser el mismo. Desde el viernes a la hora de comer, que suelen llegar al lugar de destino, hasta el domingo a la misma hora, las hadas consiguen hacer de un grupo de tres decenas de desconocidos una piña de amigos que parecen no haberse separado en sus escasos catorce años de vida. 

La actividad comienza con el circuito matemático por las calles de Llerena, tienen que buscar los números en las fuentes, en las columnas, en las puertas de esas casas señoriales... y vaya si los hay, "los números están por todas partes". Seguidamente recepción ofical en el ayuntamiento y a descansar que al día siguiente toca la prueba individual y hay que estar despejados.

A eso de las once y media de la mañana del sábado el trabajo está hecho y sólo queda disfrutar. Degustar el programa que cada edición preparan con esmero cada una de las sedes ofreciéndonos lo mejor que tienen. Este año sobre el papel el menú era extenso: El teatro Romano de Regina, el Monumento Natural Mina "La Jayona", la ermina de la "Virgen del Ara" y por último "Experimenta", un Museo de Ciencia Interactivo que han promovido los compañeros del IES de Llerena y que ha ido creciendo como proyecto hasta convertise, sin temor a equivocarme, en el centro pedagógico de las ciencias más importante de la región. 

De la Mina "La Jayona" había oido hablar, pero como suele pasar en estos casos, por muchas fotos o vídeos que veas, hasta que no lo paladeas con los cinco sentidos, no lo disfrutas en su verdadena esencia. Para definirla os diría que es una montaña excavada en forma de crater de donde se extrajo hierro en los primeros veinte años del siglo pasado. En el interior de ese enorme agujero existe un microclima en el que sobreviven multitud de especies animales y plantas que a escasos veinte o treinta metros, al otro lado de las galerías sería impensable que existiesen, pareciera que atravesásemos un tunel del tiempo. 

Además tuve la fortuna que esta vez me acompañara mi familia y mis hijos pudieron traerse para enseñales a sus amigos nada más y nada menos que una colección de "piedras de oro" (rocas con pepitas que brillaban al reflejo con el sol).

Sólo queda el domingo y aunque en la prensa y en la tele lo que sale son los ganadores, yo de este día me quedo con las caras de satisfacción de todos los chicos y sus familias. Si  para ellos esta experiencia ha resultado ser una colección de "piedras de oro" y se lo transmitem a sus compañeros, nuestro objetivo se habrá cumplido y habremos logrado aquello que nos plateábamos cuando empezamos. 

lunes, 23 de febrero de 2015

El triunfo del trabajo en equipo

A finales del año 2003, principios de 2004 en Torrejoncillo estaban entranando dos personas de forma continua, Mario Mirabel y mi hermano Jesús, no me quiero equivocar, pero por aquellos entonces eran juveniles o primer año de junior.  Quico y mi hermano Javi estaban estudiando en Cáceres, y Pedro José y Pedro Indio andaban opositando el primero y el segundo trabajaba como maestro en el circo allá por donde les llevaba el espectáculo. 

El panorama era desolador, ¡lo que había sido el Club Atletismo Torrejoncillo y lo que quedaba de él! De ventanas hacia fuera los resultados seguían llegando, Francisco Ezequiel seguía barriendo, sobre todo el Duatlón, el otro Francisco, el mediano de los Martín Lorenzo, conseguía un record de Extremadura de 400 m.v. que en 2015 sigue en vigor y no hay quien se acerque a él, pero no había perspectivas de futuro, cuando los grandes pasasen, qué....

En una conversación con Pepe (el que siempre ha estado ahí, el que nunca ha desaparecido) en el verano de 2004, abordamos el  problema, le dimos unas cuantas vueltas y decidimos que la solución era empezar de nuevo, desde la base y construir de nuevo proyecto del club desde abajo. 

¿Cómo? Pues lléndonos a la escula, entregando un papel a cada niño e invitándolos que se animaran a hacer atletismo. La propuesta tuvo éxito. Establecimos distintos grupos de entrenamientos dependiendo de la edad de los futuros atletas, los monitores: Mario, Jesús, Roberto "Conejo", Pepe y quien escribe. 

Rápidamente empezaron a llegar los resultados en la categoría pequeñas, alevines e infantiles, creamos con el apoyo de Fernando Manzano el Cross Mini y la Carrera de Promoción a principios de temporada en la Dehesa, que años más tarde la sustituimos por la subida al Castillo Portezuelo, prueba donde todos los años damos el pistoletazo de salida a la temporada y que ahora es una fiesta para toda la familia del Club de Atletismo.... pero sabíamos que los resultados en categorías superiores tardarían en llegar, sólo el trabajo y la constancia nos los darían...

Desde entonces y hasta ahora, muchos y muy buenos atletas ha pasado por aquí, unos han seguido y otros se han quedado en el camino, espero que los que lo han hecho, por el motivo que sea, algo hayan guardado de su paso. 

La temporada 2013/2014 terminó con unos resultados muy buenos en Campo a Través, muy buenos en Montaña y algo más mediocres en Pista. Por primera vez después de muchos años metíamos a un atleta senior en un campeonato de España de Cross (Juan Luis Ciruajano), tres asistían a al Campeonato de España del CSD, clasificábamos un equipo después de más de 20 años al Campeonato de España de Clubes de Campo a Través, uno de nuestros altetas asistía al Campeonato de España Cadete de 1000 m.l. en pista (José Antonio Hernández) y barríamos en Carreras por Montaña. El trabajo iba teniendo su recompensa....

Y llegamos a agosto de 2014, momento de planificación de la nueva temporada, no teníamos un duro, pero más ilusión que nunca. Por fin había una estructura de Club creada:
  • Enrique Gutierrez: Secretario encargado de todos los trámites burocráticos.
  • Miguel Ángel Lopez "Lobo": Encargado de todo marketing del club y patrocinadores.
  • Cristina Santibáñez: Monitora-entranadora de mascotas.
  • Miguel Rodrigo "Musico": Monitor-entrenador de los prebenjamines.
  • José Pedro Martín "Chepe": Tesorero y  monitor-entrenador de las categorías alevín - infantil - cadete.
  • Pedro José Hernández "Negrete": Encargado de la sección de montaña.  (De esta os hablo otro día).
  • José Moreno "Pepe": Presidente y jefe de la "manada".
 A todo ello Mario Mirabel se ofrece para llevar la parcela técnica del club, planifica entrenamientos para todos y entrena a las categorías superiores. Juan Luis Cirujano se encargaría de supervisarlos en su ausencia. 

El resultado fue lo acontecido ayer en Hornachos, 6 atletas del Club representarán a Extremadura en los próximos Campeonatos de España (15 y 29 de marzo), 6 atletas de Torrejoncillo (3.300 habitantes). Tendríamos que estudiarlo, pero posiblemente no haya ninguna localidad extremeña, a lo sumo una, que nos supere en número de atletas clasficados, me estoy refiriendo a localidades, no clubes.

A pesar de haberme retirado ayer, permitidme que esté eufórico y orgulloso del equipo que hemos sido capaz de formar, aportando cada uno lo que sabe y puede, dejando hacer a cada cual en su parcela y además nos permitimos el lujo de vez en cuando de pasarlo bien y tomarnos unas cervezas juntos. 

¿Se puede pedir más?

            

  

martes, 23 de septiembre de 2014

Adele mientras corro

Ayer tocaba salir a correr un largo trecho, además sólo, era lunes y supuse que ninguno del grupo que tenemos creado la tropa del club de atletismo estaría disponible, por lo que me puse el equipo completo y a devorar kilómetros.

Cuando salgo en solitario, suelo enchufarme los cascos, elegir una música que se adecue a mi estado de ánimo y a tirar milla... Ayer como iba a ser un rato más largo que el de costumbre, metí varios autores en el reproductor: Adele, Antonio Vega, Bebe y El Último de la Fila (el genuino)...

En más de una hora te da tiempo a pensar muchas cosas, pero cuando corro suelo abstraerme con bastante facilidad de la rutina diaria y dar rienda suelta a la imaginación, la mayoría de las veces, con temas intrascendentes.

La tarde estaba cerrada acompañada de una ligera lluvia que caía sin pausa, una llovizna que incluso se agradecía y a ritmo constante, casi al compás al que rodaba, sonaba por mis auriculares la voz de esta chica.

¡Dios, que voz!

Soy de la opinión que el trabajo, la constancia y la suerte es lo que nos distingue al común de los mortales, solo un pequeño porcentaje trae el talento innato y éstos, siempre que quieran, marcarán la diferencia. Pues esta es una de ellas, lo que sale por su garganta es gloria de los dioses y con eso se nace.... Espero que nos dure muchos años y no se tuerza como su compatriota, la Emmy, como dicen en mi pueblo.

Y en eso me enfrasqué ayer mientras corría, otro día os cuento mis impresiones sobre Antonio Vega, es que hoy ni tengo ganas, ni me cabe... Ya sabéis, 300 palabras ;)

jueves, 18 de septiembre de 2014

I Pringón & Roll Festival

Me gustó el título que encabezaba la crónica de TTN de lo ocurrido el pasado fin de semana en el I Pringón & Roll Festival, ¡Volveremos!, decía. Pero aún me gustó más que se celebrase el evento en sí. Y no porque sea un ferviente seguidor del estilo de música del que pudieron disfrutar los asistentes al mismo, sino porque un grupo de jóvenes con las mismas inquietudes ha sido capaz de poner en pie una idea, madurarla, solventar los obstáculos, que seguro habrán tenido y por último, llevarla a buen puerto. 

Al igual que no me gusta ver las calles de mi pueblo los días de fiestas llenas de basura, fruto de la desidia de los transeuntes que tratan la vía pública como si fuese un vertedero, muchos de ellos en este rango de edad, lo que está bien, hay que ponerlo en valor. 

No nos cansamos en ocasiones de tachar a la juventud de inmovilista, a los que hay que darle todo en la mano o a los que se dirigen actividades en las que finalmente no participan. Esta vez no, esta vez ellos se lo han guisao y ellos se los han comio

Y ahí ha estado la clave del éxito, han creado algo que lo han hecho suyo, en ellos recaía la responsabilidad para que al final terminara con éxito y para lo que había que trabajar, mucho seguramente, porque eventos como este no se organizan solos. 

Además han contribuido a crear una actividad altamente demandada en la localidad, música en vivo de un determinado estilo, dándole la oportunidad de conocerla mucha más gente. Se han dado a conocer los grupos asistentes un poquito más y han hecho que Torrejoncillo sea un lugar de encuentro para amantes de esta música de otros lugares. 

Pues como prometéis, volved, volved porque se os espera.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Una mañana por la sierra

En el Olmo de Villa del Arco
Hay gente que disfruta del deporte sólo con practicarlo, otros que piensan en él desde una faceta más competitiva, entre estos dos extremos tan distantes nos encontramos todos. Si os soy sincero, estoy más cerca de los segundos, pero con el tiempo me voy moderando. Lo que tengo más que comprobado es que no funciono sin un objetivo en el horizonte, eso de salir a correr (en mi caso) por salir, qué sé yo... 

El objetivo que me he marcado ahora es el mismo que tiene la mitad de mi pueblo, bueno, quizás me he pasado un poco, pero un buen puñado de ellos sí, el maratón “Pueblos de los Artesanos” en alguna de sus variedades, yo me voy a conformar con el Mini Maratón, 27 kms por montaña. 

No es el primer año que compito, es más, creo que he participado en todas las ediciones, o a lo sumo, lo he dejado de hacer en una de ellas. En todas me ha pasado lo mismo, acabo como el rosario de la Aurora, con tirones y dolores desde las uñas de los pies hasta el último pelo de la cabeza y más tiempo andando que corriendo. 

Con estas premisas, este año decidí empezar un mes antes a prepararla, adentrándome en la montaña al menos un par de veces o tres antes de la competición. La última incursión la hice el pasado sábado con la saga de los Moreno (David y Pepe), más de dos horas y sabéis qué, que disfruté, disfruté de lo lindo, a pesar de llegar medio muerto. El Castillo, los paisajes, los cortafuegos, los valles, la Silleta, el Arquillo, el pinar del Pedroso, el entorno que nos rodea a tres pasos de casa. Y todo esto sin competir... 

Me debo estar haciendo mayor.